Es opinión bastante generalizada en el medio que el otorgamiento habitual de créditos -por una sociedad anónima extranjera- a empresas domiciliadas en el país, se supedita a que dicha entidad: i) radique un establecimiento secundario; ii) se inscriba registralmente como comerciante; y iii) se constituya como prestamista. Tal conclusión se desprende de la asociación de diferentes preceptos jurídicos contenidos en nuestro ordenamiento jurídico, entre ellos: el Código de Comercio, la Ley General de Registros Públicos y la Ley de Préstamos entre Particulares. En el presente ensayo, analizaremos las referidas disposiciones legales y arribaremos a una conclusión diferente. Desde ahora acotamos que quedan excluidas de este análisis las disposiciones legales en materia tributaria, contrataciones administrativas, así como las disposiciones aplicables a los “servicios financieros” brindados por instituciones bancarias y financieras objeto de regulación y supervisión.

Edmundo Castillo realiza un interesante análisis sobre la legalidad de un contrato muy difundido en la práctica bancaria nicaraguense.

El día 10 de marzo de 2015, Expertis realizó una presentación sobre "La Factura Cambiaria, una herramienta para el desarrollo de las Pymes", en el Hotel Barceló de Managua, a solicitud del Banco Interamericano de Desarrollo (“BID”) y el Consejo Superior de la Empresa Privada; con el objeto de promocionar el uso de este título valor, creado por la Ley de Factura Cambiaria. Ley 739. La Gaceta 234 del 7-12- 2010 y su Reglamento a la ley no. 739. Decreto No. 30-2014. La Gaceta 105 del 09-06-2014.

Los socios de EXPERTIS Castillo y Fiallos, Maria Antonieta Fiallos y Edmundo Castillo, estuvieron a cargo de la presentación y de la conducción de un Conversatorio en el que participaron inicialmente los Presidentes de las tres principales empresas de factoraje del país: Credifactor, Factoring y Afinsa y después se amplió a los asistentes al evento.  Durante el conversatorio, los socios de Expertis tuvieron oportunidad de aclarar dudas y ampliar los conocimientos de los asistentes.   

La presentación utilizada en el evento puede ser descargada pinchando en este enlace.

Bajo el derecho nicaragüense, hasta una fecha relativamente reciente, una empresa podía adquirir lícitamente la totalidad o una parte substancial de los activos de su competidor a través de una negociación bilateral, sin que tal transacción fuese cuestionada o sometida a investigaciones públicas que pudieran resultar en la rescisión de la transacción y/o en la aplicación de sanciones administrativas a las empresas participantes. Dicho escenario, cambió abruptamente con la puesta en vigencia de la Ley No. 601, Ley de Promoción de la Competencia (publicada en La Gaceta, Diario Oficial No. 206, del 24 de Noviembre de 2006). Esta ley establece diferentes hipótesis en las cuales, la adquisición de comentario, identificada como “concentración económica”, requeriría de la autorización administrativa previa del Instituto Nicaragüense de Promoción de la Competencia (Pro-competencia), en caso de concurrir ciertas circunstancias.- El conocimiento de las hipótesis de ley y de sus elementos configurativos constituyen elementales recaudos jurídicos que deben ser adoptados por las empresas adquirentes para la certidumbre jurídica de su inversión. El presente ensayo pretende brindar un análisis somero de las consideraciones anteriores.
EXPOSICIÓN DOCTRINARIA Y PROPUESTA PARA SU REGULACIÓN LEGISLATIVA
Por Edmundo Castillo Salazar

Introducción.-

En un esfuerzo recodificatorio, el Gobierno de la República de Nicaragua y la Cámara de Comercio han contratado a una firma consultora con el encargo de redactar un nuevo Código de Comercio que venga a sustituir al actualmente en vigencia, que data de 1917. En tal contexto, nuestra firma regional, EXPERTIS Castillo y Fiallos, siente la responsabilidad social y profesional de contribuir a los serios esfuerzos que se realizan por modernizar nuestra legislación mercantil, para lo cual, presenta –entre otras aportaciones- esta ideas generales con la expectativa de que contribuyan a la correcta conceptualización de un contrato que no puede seguir siendo ignorado en nuestra legislación mercantil, por su indiscutible necesidad en el tráfico jurídico mercantil: el Contrato de Suministro.

 

Reseña introductoria:

La creciente sofisticación de la actividad empresarial, así como la progresiva importancia estratégica que ha adquirido el know how y los secretos comerciales de los empresarios obligan a éstos a fortalecer constantemente sus activos intangibles, incorporando o revisando cláusulas contractuales con el objeto de prevenir la difusión dañosa de tales secretos con posterioridad a la conclusión de la relación laboral, o bien, a prevenir la concurrencia desleal del exempleado en las actividades conducidas por su antigüo empleador. No obstante el carácter sensitivo del tema, con frecuencia se insertan en los contratos laborales cláusulas que, por no estar correctamente construidas, puedan ser objeto de impugnación en sede judicial. Por lo anterior, este ensayo tiene por objeto advertir al empresariado sobre la conveniencia de procurarse un asesoramiento legal sofisticado que, armonizando los principios  protectores del Derecho del Trabajo con las necesidades del tráfico mercantil, salvaguarde la libertad de trabajo de los colaboradores protegiendo, simultáneamente, los activos intangibles del empresariado y la clientela de éste.